-Un muerto más… y entramos en el primer mundo.-escribió ayer un joven peruano en su cuenta de Twitter.

De inmediato, otro le respondió:

-¡Estás loco!… Ya estamos en el primer mundo. ¿No lees las noticias? En todo el país, hay por lo menos cincuenta crímenes diarios.

-No me refiero a eso.-respondió el primero.-Me refiero muertes con clase… Como la del estadio nacional…

Supongo que los dos fanáticos de este tipo de “glorias” peruanas deben de estar haciendo memoria del sujeto que no tuvo problema en apuntar contra el corazón de una niña de siete años y dispararle.

Recordarán también a las bestias que han dejado paralizada a otra niña, la pequeña Romina.

Leerán las primeras páginas de los periódicos según las cuales 13 mil pandilleros rondan las calles de Lima, y harán una comparación despreciativa con otras capitales de América. Uno por uno, revisarán y olisquearán los cadáveres que llegan cada noche a la morgue de Lima, y se sentirán felices de haber llegado al primer mundo.

Leer más