No hay pensadores de derecha en el Perú. La derecha no existe intelectualmente. Ello es obvio porque el capitalismo salvaje sólo puede ser defendido con la bestialidad de la represión, con la pluma bajo salario o con el aullido bestia de la llamada “derecha bruta achorada.”.

Parafraseo a Orson Welles, según quien, durante la era del macartismo en Estados Unidos, solamente había izquierdas, y fueron ellas mismas- no Mac Carthy- las que se autodemolieron por falta de unidad. Es doloroso pensar que lo mismo puede pasar hoy en el Perú.

Raúl Wiemer es un modelo de lo que un pensador social debe hacer para vivir y morir aquí. En primer lugar, como él, hay que recordar que un hombre de fe no está aquí para “hacer política” sino para hacer la revolución.

Se “hace política” cuando se busca una curul o una chamba futura en cualquiera de los clubs de descerebrados que se reúnen en torno de un individuo y jamás de una idea porque no tienen ni idea de lo que eso significa. Se hace la revolución cuando se entrega la vida para combatir por un proyecto de felicidad colectivo. Vale decir, cuando se asume que el socialismo, en vez de ser un partido, es una ética, o sea una forma decente de vivir… y también de morir.

Leer más