Por Dimas Arrieta Espinoza 
(Revista Variedades del semanario del diario oficial El Peruano. )
Celebramos una de las novelas cortas más hermosas aparecidas en los últimos tiempos El amor de Carmela , una lección de vida y uno de los casos más comunes que pasan los inmigrantes extranjeros en Estados Unidos de América.

La trayectoria narrativa de Eduardo González Viaña empieza en 1964 con la publicación de Los peces muertos , donde puso en evidencia a un narrador dotado de recursos expresivos y con una enorme capacidad fabuladora. Luego viene una novela fundacional en abordar un tema
marginal y marginado, Habla Sampedro (1979), aquí recoge una tradición de curanderos del norte peruano. González Viaña es el pionero en poner dentro de la temática literaria los discursos shamánicos. Un personaje popular como el curandero El Tuno, es llevado a los altares lingüísticos. Luego tenemos Sarita Colonia viene volando
(1990), El corrido de Dante (2006), Vallejo en los infiernos (2008) y Maestro Mateo (2009). Un escritor y novelista que no se repite, se renueva continuamente en cada novela que ofrece a sus lectores. Siempre para desbordándose, en lo referente a las temáticas, por eso su obra es toda una exposición de diversidad de problemas humanos. Este libro pertenece a una saga de historias y sucesos que padecen la inmigración latinoamericana en Estados Unidos de América. González Viaña recurre a los acantilados de la experiencia humana, no tanto para describir sus miserias sino para prevenir la desembocadura de los acontecimientos perversos y pervertidos como lo expone en esta hermosa novela corta: El amor de Carmela . Novela que la podemos poner dentro del corpus novelístico de González Viaña, con Los sueños de América , Confesión de Florcita o Corrido de Dante, con esta último obtuvo el Premio Latino Internacional de Novela de Estados Unidos. Mientras tanto, El amor de Carmela es una historia no solamente bien contada, sino bien escrita. Los accesos a su argumentación están matizados por descripciones sensuales que no precisamente llegan a ser sexuales (Página 43). Muchas de las escenas de esta novela preparan un final que ya está sugerido en el comienzo. Todo esto nos posibilita para afirmar que no es una novela experimental, pero sí es una novela corta, maestra. Los diálogos están construidos bajo la dictadura idiomática de dos códigos lingüísticos: inglés y castellano. Pero, también, tenemos las letras de las canciones mexicanas que funcionan como pretextos, cuyos personajes los utilizan como diálogos, vehículos de comunicación para transmitir sus emociones y estados de ánimo. Los personajes centrales, Carmela y Check Williams, éste último un gringo en silla de ruedas, ex combatiente de guerra, con ciertos problemas psiquiátricos que se aprovecha de Carmela, inmigrante colombiana, quien en su madurez deja esposo y su tierra para vivir una vida con las amenazas o cohibiciones, de todo lo que son objeto los latinos sudamericanos en las tierras norteamericanas. Son dos personajes muy ricos para el análisis porque representan a dos culturas distintas, a dos formas de vida que chocan al encontrarse. En estos personajes se encuentran simbolizados la racionalidad occidental con la racionalidad indoamericana. Hay que tener en cuenta que Carmela conoce por internet a Chuck, quien la invita a vivir a California (Estados Unidos). Por otro lado, un lenguaje que se muestra accesible, sencillo en las descripciones, en el desliz de la historia, pero muy profundo en las reflexiones, cargadas de experiencias, reiteramos, de los casos de los latinos que padecen en el gran país del Norte. Es cierto, poco a poco, el lector se va internando y se interioriza en un mundo de costumbres, en una modernidad en la exagerada visión ecologista. Creemos que esta novela corta, no solamente es un muestrario de una vida hecha con el diapasón de un mundo moderno y sin sabor, sino es un muestrario de la madurez literaria y de la magia fabuladora con la que está dotado nuestro escritor. Un maestro en el género y género que suele ser maestro cuando se cuenta una buena historia.