Eduardo González Viaña

El Correo de Salem

Para cruzar la frontera

Para cruzar la frontera

En septiembre de 1993, cuando entré a Western Oregon, la universidad donde trabajo, fui invitado a una cena en homenaje de los nuevos profesores y funcionarios de esa casa de estudios.

Al hallar mi nombre en una mesa para ocho personas, descubrí que me habían puesto al lado de un caballero que tenía nombre y apellido en español. León Castellanos nos pasó una tarjetita con ese nombre y nos dijo que acababan de contratarlo como director de una oficina para asesorar a los estudiantes de los grupos minoritarios, preferentemente latinos.

Nos dio entender que su dominio del castellano era una de las más poderosas razones por las cuales había ganado el puesto. Y añadió que él hablaba ese idioma, “pero el verdadero, el de España.” Nos los decía casi rugiendo. Movía los brazos como quien da zarpazos.

Supongo que las otras razones eran su recio nombre al igual que su apariencia física, como se supone aquí que somos los “latinos”. Era bajito y muy moreno. Tenía una pancita brava y amenazante y una melena bien peinada, y ostentaba unos elocuentes bigotes de mariachi.

Por fin, nos reveló que dominaba el spanglish, “pero el oficial, el académico, el más puro”. Nuestra admiración crecía a cada instante a pesar de que León nos hablaba de sus habilidades sin emplear otro idioma que el inglés.

Al terminar la cena, quedamos en vernos otra vez en el campus y tomarnos un café “bien conversadito.”

Han pasado de eso 20 años y, nunca nos tomamos ese café. Cada vez que yo me le acercaba, el asesor de asuntos latinos parecía escapar de mí como de un cazador en un safari. La verdad es que el León me había agarrado miedo porque él no hablaba ni una palabra de castellano, y su nombre hispano había salido de una selva, pero de Filipinas.

Creo que ha sido por eso que he tomado conciencia de que los hispanos estamos de moda en los Estados Unidos. El año pasado, por este mismo mes, los comentaristas políticos de todos los medios señalaron que el triunfo electoral del presidente Obama se debía sobre todo al voto de los ciudadanos de este origen.

Estamos de moda, pero creo que no nos conocen bien. Tal como ocurre con el “latino” de mi cuento. Se dice que 30 millones de personas comparten en este país este ancestro cultural, pero ¿cuántos leen en español o, solamente, cuántos leen?… Se dice que los hispanos serán la mayoría en el año 2050, pero ¿cuántos de ellos hablarán español?

Esa es la primera razón por la que nos hemos decidido a publicar una antología de veinticinco iberoamericanos que escriben narración en Estados Unidos. Se llama “Cruce de fronteras”

Vivir en los Estados Unidos no equivale ahora a renunciar a la lengua sino a enriquecerla con el sabor y las variantes que aportan los hispanoparlantes de uno y otro lado de nuestra América concentrados aquí.

Los temas envueltos en las historias de los hispanos viajeros también sufren cambios importantes en el exilio. A veces, se continúa abordando los recuerdos de la patria lejana que para algunos son inagotables; aunque para otros, no. En el otro extremo, los hay quienes prefieren fundar sus ficciones y alegorías en geografías, temas, dramas y personajes que pertenecen a los Estados Unidos.

La emigración de los latinoamericanos –de todos, no sólo de los escritores- ha alcanzado cifras gigantescas que, incluso, aterran a los nativos y los hacen presagiar un cambio cataclísmico del espíritu del país… sin recordar, por cierto, que el proceso de formación del mismo se ha basado siempre en los movimientos migratorios.

Por eso estamos escribiendo a través del nuevo sello editorial Axiara. Al igual estamos distribuyendo en Amazon y e incluso nos expresamos en libros virtuales y se nos puede leer en una tableta o en un smart phone. Vamos a presentar “Cruce de fronteras” en el Instituto Cervantes de Nueva York el próximo sábado 7 de diciembre a mediodía. La Academia Norteamericana de la Lengua Española organiza el evento. No se lo cuenten a León, o sí, háganselo saber… para que se acerque y aprenda a rugir en castellano.

Previous

Mi mejor amiga cumple 127 años

Next

Era negro pero también era rojo

2 Comments

  1. Alfonso Gutierrez La Madrid

    Me interesa el tema y quisiera saber si puedo adquirir el libro en Quito Ecuador. Gracias

  2. Guillermo Guerra C.

    Congratulaciones, estimado Eduardo. No era para menos y considero excelente tu decisión a ampliar la difusión. Un abrazo cordial.

Leave a Reply

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén